¿Cómo está el desarrollo de las energías renovables en el Perú?

Según el objetivo número 7 de los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidades, indica  “asegurar el acceso a energía asequible, confiable, sostenible y moderna para todos”. Actualmente la  producción de energía mediante los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural)  emiten  gases como el CO2 (dióxido de carbono), dióxido de azufre  (SO2) y otros gases, que vienen contaminando nuestro planeta y principal causante del cambio climático, trayendo consigo problemas como la acumulación de gases de efecto invernadero, acidificación, contaminación del aire, contaminación del agua, daño de la capa de ozono,  sequías inundaciones, aumento de temperatura entre otros.

Machu Picchu en el Perú. Una de las maravillas del mundo. Foto Dennis Jarvis de Flickr (CC BY-SA 2.0)

El Perú no es ajeno a esta realidad según Tyndall Center (2003), el Perú se encontraría entre los diez países más vulnerables ante eventos climáticos junto a países como Honduras, Bangladesh y Venezuela. El Perú muestra una gran vulnerabilidad ante variaciones climáticas drásticas, siendo evidencia de ello las pérdidas económicas y sociales que implicaron fenómenos como el Niño.

Como una medida a este problema, en los últimos años el desarrollo de las tecnologías limpias en el mundo se ha venido desarrollando de una manera exponencial, ofreciendo equipos que pueden ser utilizados en zonas alejadas de la red, así mismo ofreciendo alternativas de solución para la población y el ambiente. El  marco regulatorio Peruano en referencia a las energías renovables, según el Decreto Legislativo 1002,  promueve el aprovechamiento de los recursos energéticos renovables (biomasa, eólico, geotérmico, mareomotriz e hidráulico cuando no supere a los 20 MW), como una medida hacia el cambio climático. Hay que mencionar, además que la  matriz eléctrica peruana está compuesta por un 48,24% de termoeléctricas, 48,65% de hidroeléctrica, y solamente un 3,12 %  de energías renovables.

En los últimos años el gobierno peruano ha estado invirtiendo e implementado en proyectos en tecnologías renovables, ya que se muestran una gran opción para nuestro planeta, reduciendo las emisiones de los gases de efecto invernadero. Bill Gates mencionó, que “Invertir en maneras revolucionarias de hacer que la energía sea más limpia y universalmente disponible es la inversión más importante que podemos hacer para el mundo”.

El Perú tiene un gran potencial energético renovable, los proyectos que se  vienen desarrollando a la fecha están teniendo una gran envergadura, la energía eólica tiene un mayor potencial en el Perú a lo largo del litoral, de acuerdo al mapa eólico, la potencia eólica aprovechable del Perú se estima en más de 22,000 MW, actualmente el Perú cuenta con 4 parques eólicos con una potencia generada de 239 MW, pero esto solo representa el 1 % del potencial eólico del país.

La energía solar es otro gran recurso que tiene el Perú, se vienen realizando proyectos tanto en termas solares y paneles fotovoltaicos. El objetivo del Perú es incrementar la tasa de electrificación al 95 %, por el cual el “Programa Nacional de Electrificación Fotovoltaica Domiciliaria”, planea instalar un total de 500,00 sistemas fotovoltaicos en todo el país donde la población aún no cuenta con energía eléctrica, este proceso se está realizando mediante licitaciones. Por otro lado también tenemos para el 2018, el Perú tendrá la planta de energía solar más grande que tendrá una capacidad de 180 MV y se ubicará en la región de Moquegua, el cual muestra un gran avance en este tipo de tecnología.

El Perú es un país hidroeléctrico y renovable, según menciona Edwin Quintanilla, Ex Viceministro de Energía, el desarrollo de las centrales eléctricas, actualmente utiliza 3,300 MV provenientes de esta fuente energética y se tiene previsto la construcción de otros 3,500 MV en los próximos años.

La biomasa como fuente de  energía tiene más posibilidades de ser utilizados en sistemas aislados, el principal uso es el de la combustión generalmente utilizada en las cocinas a leña, ocasionando muchas veces riesgo de infecciones respiratorias agudas. El programa “medio millón de cocinas mejoradas, por un Perú sin Humo”, intervinieron diferentes instituciones del gobierno, universidades  y gobiernos regionales, para el logro de este programa, el cual permitió mejorar las condiciones de salud de la población.

A la fecha se siguen realizando proyectos en energías renovables, la participación activa del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Ministerio del Ambiente, Ministerio de Economía y otros, puedan seguir desarrollando proyectos con tecnologías limpias. También es importante mencionar que Fondo de Inclusión Energética del Perú (FISE) que forma parte del MEM, es un mecanismo de inclusión social del Estado destinado a expandir la frontera energética en los segmentos más vulnerables utilizando las energías renovables. Así mismo, el Plan de Acceso Universal a la Energía  2013- 2022 establece que los proyectos a implementarse deben orientarse a las energías renovables y la eficiencia energética.

La línea de base del D. L 1002, indica el porcentaje de participación para las tecnologías renovables es del 5%, esperamos que en los próximos años este número se incremente hasta llegar a un 15% y así mismo tener una cobertura eléctrica del 100%  tanto en la zona urbana como rural tal como tienen  algunos los países de la OCDE, la energía es un derecho para todos. Se debe agregar también, que en el 2014, el Perú fue responsable de la COP 20 en Lima, donde firmó acuerdos contra el cambio climático  para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, promoviendo tecnologías limpias.

Una revolución energética hacia la transición renovable debe cumplir con el trinomio energético “Eficiencia energética, fiabilidad y mantenibilidad” en todos los proyectos. Por otro lado, la conexión entre la parte técnica y las políticas públicas establecidas es la base fundamental para el cambio hacia un mecanismo de desarrollo sostenible. La participación activa de todos los actores involucrados (estado, sociedad y empresas) permitirá desarrollar sinergias en causa pro-ambiente, donde cada actor juega un rol importante para la realización de tareas específicas dentro de su ámbito.

Autor: Katherine Lisette Valderrama Caviedes

País: Perú