Historia de una fotovoltaica XIII. ¿A quién contesta el Defensor del Pueblo?

La realidad es que las contestaciones del defensor del pueblo a las quejas por la inseguridad jurídica creada por los continuos cambios normativos en la regulación de las instalaciones fotovoltaicas no me satisface, ni me resulta reconfortante, más bien al contrario, me da la sensación de que intenta justificarse y cerrar el tema lo antes posible. Y aquí explico el por qué.

14287883086_33b73d83e1_z

Cubierta industrial llena de paneles solares. Foto: U.S. Army Corps of Engineering (Flickr) (CC BY 2.0)

En junio de 2013 envio por primera vez la queja formal ante el defensor del pueblo para advertir de la inseguridad jurídica y de los flagrantes atropellos que se produjeron con la aprobación del Real Decreto-Ley 14/2010 a todas las instalaciones solares fotovoltaicas conectadas a red ya existentes como mi instalación de 5,0kW de potencia nominal.

Ante esta extensa y razonada queja, recibo en abril de 2014 (10 meses después) una contestación estándar del Defensor del Pueblo que poco menos que justifica todos los recortes y explica cual es la versión oficial del Gobierno, algo que ya sabemos por activa y por pasiva, pues el Gobierno se ha encargado de difundir ampliamente su postura. Lo que me hace preguntarme entonces es, para qué disponemos de un Defensor del Pueblo, si es para servir de altavoz de las opiniones del Gobierno o debería ser una institución que luchara por hacer cumplir los derechos de los ciudadanos ante las administraciones…

En mayo de 2014 contesto al escrito del Defensor del Pueblo reclamando más explicaciones ya que no me satisfacen en absoluto las que me han dado y unas semanas después recibo otra contestación estándar del Defensor del Pueblo con las recomendaciones finales cuya conclusión es la exteriorización de la única preocupación a día de hoy del Gobierno en este tema que se refiere a la situación de las reclamaciones internacionales que se están produciendo en organismos fuera de España y sobre los que no tienen ningún control, al contrario de lo que ocurre con los recursos de inconstitucionalidad y quejas ante el Defensor del Pueblo en España.

El problema que genera este tipo de contestaciones masivas y preparadas de antemano es la pérdida de confianza en instituciones como el Defensor del Pueblo, ya que a fecha de hoy, aún sin haber terminado completamente el proceso ante el Defensor del Pueblo, ya todos los que nos hemos quejado sabemos cuál va a ser el resultado. Y todo esto considerando que hay fundamentos más que suficientes para que el Defensor del Pueblo hubiera dicho algo diferente, ya que por ejemplo la Defensoría del Pueblo de Navarra emitió ya en 2011 un dictamen donde afirma que existen argumentos jurídico-constitucionales suficientes para promover ante el Tribunal Constitucional un recurso de inconstitucionalidad contra la el Real Decreto-Ley14/2010 e incluso en la Comisión Europea se sustanciaron varias quejas, en 2012 y 2013 ante el Comisario de Energía, quejas que ahora previsiblemente quedarán aparcadas en un cajón debido al reciente nombramiento del español, Miguel Arias Cañete, como nuevo comisario europeo de Energía y Acción sobre el Cambio Climático.

Entonces, ¿porqué el Defensor del Pueblo no defiende a los perjudicados por la estafa fotovoltaica? Pues solo existen dos opciones, o no sabe o no quiere. Y resulta difícil creer que no sepa ya que numerosos abogados, otros defensores del pueblo autonómicos e instituciones internacionales y europeas lo están denunciando. Así que finalmente la única opción creíble es que el Defensor del Pueblo está a las órdenes de quién lo nombró (los políticos) y no va a realizar nada que los ponga en peligro ni a ellos ni a sus oscuros intereses.

¿Tienes tú la misma visión y experiencia sobre este asunto? ¿Qué te parecen las contestaciones del Defensor del Pueblo, a la injusta regulación fotovoltaica española?

3 comments for “Historia de una fotovoltaica XIII. ¿A quién contesta el Defensor del Pueblo?

  1. octubre 7, 2014 at 06:55

    “Nunca dependas de gobiernos o instituciones para solucionar problemas graves. Todo cambio social viene de la pasión de los individuos” Margaret Mead.
    Nosotros tenemos el poder. Debemos alzar la voz. Si 300 personas le escribiesen la misma carta a ese defensor del pueblo quizás algo cambiaría. Si 2 millones de españoles saliésemos a la calles quizás algo cambiaría. Por un mundo más limpio.

  2. octubre 7, 2014 at 11:36

    muy interesante el post que habéis compartido

    muchas gracias por la información

    un saludo

  3. Webmaster
    noviembre 15, 2014 at 16:48

    El último episodio de esta historia sobre el defensor del pueblo y la queja fotovoltaica es que en octubre de 2014 la defensora del pueblo, Soledad Becerril da por finalizada la queja sobre fotovoltaica, después de más de un año de escritos y sin solucionar nada. Era un final previsible, teniendo en cuenta como funcionan las instituciones en este país y al servicio de quién están. En el link siguiente podéis ver el escrito final del defensor del pueblo y la conversación que surgió en Twitter al respecto de esta carta.

    https://twitter.com/Blog_Sostenible/status/527114600572276736

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *